LOS MALOS TRATOS PSICOLOGICOS EN EL AMBITO FAMILIAR, DESDE EL PUNTO DE VISTA JURIDICO

  En los últimos años estamos acudiendo a una conducta que ha existido desde siempre, pero con el desarrollo de la sociedad y se ha ido dibujando y tomando conciencia la sociedad de que realmente existe un problema y que hay que tomar medidas de carácter legislativo para regularlos. Asistimos, no solo al maltrato hijos a padres, sino incluso, al maltrato entre hermanos, familiares políticos, en todas las escalas familiares. Lo más complicado, desde el punto de vista del derecho es definirlo, teniendo en cuenta el principio de intervención mínima que preside el ámbito penal. Pues de otro modo, se judicializarían las cuestiones meramente familiares .No obstante, el tribunal supremo, en su sentencia 393/2003 14.03, utiliza la expresión “crear una situación de dominio y temor “o la  STS 923/2003 27.06 “vejación y humillación continuada, metódica y deliberada que tiene como objetivo conseguir una situación de dominio que vulnera la propia personalidad de la víctima”. La STS 1750/2003, habla de hostigamiento, descalificaciones, intimidaciones, amenazas, provocaciones intimidantes, o el auto del TS 12.09.2012 en el que habla de “amenazas reiteradas y permanentes, y sometimiento de la víctima y su familia a una situación de verdadero acoso. Lo que está claro, y es que debe de haber una relación de superioridad, que le produzca temor, ansiedad, reducción de la autoestima. La STS de 5-05-2009,se refirió a un comportamiento en que de forma habitual se siente a la víctima a una vida de amenazas,coacciones,vejaciones ,humillaciones que producen en la victima un estado de ansiedad constante, lo que hace merecedor de tipificación penal. Asi, nuestro código penal, La conducta típica recogida en el art. 153 del Código penal consistirá en «ejercer violencia física o psíquica de forma habitual”, al utilizar el verbo «ejercer», la doctrina coincide en que es necesaria una conducta activa sobre el cuerpo del sujeto pasivo, de tal forma que no serían admisibles las formas omisivas. El art.173.2 del C.P. señala, que el bien jurídico protegido es la preservación del ámbito familiar, siendo la conducta delictual el comportamiento habitual, de agresión psíquica . El tipo, quedaron fijados los criterios para su aplicación en la STS 21.07.2009,en el sentido, que el comportamiento debe ser activo, omisivo para el que tenga la posición de garante, habitual –que se den pluralidad de actos,- STS.-22/02/2006-conducta que estatuye una situación de hecho en el que la violencia es empleada como método de establecimiento de las relaciones familiares subyugando a quien padece-, la proximidad temporal. Este tipo delictivo, suele darse, por familiares de bajo perfil emocional y afectivo, unido a una tara manifiesta y al temor de no ser correspondido, conforme a los canones previamente establecidos.

JMGS

Abogado

21/12/2017

 

Esta entrada fue publicada en PENAL. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *